05/07/2017

REGULACIÓN DE LAS VOLUNTADES DIGITALES EN CATALUÑA

REGULACIÓN DE LAS VOLUNTADES DIGITALES EN CATALUÑA

Cada vez es más frecuente el uso del entorno digital para desarrollar actividades de la vida personal y profesional, actividades que dejan huella y generan unos derechos y obligaciones, que persisten aun cuando la persona ya ha fallecido.

El pasado 27 de junio se aprobó la Ley 10/2017, que se centra en regular las voluntades digitales, modificándose los Libros Segundo y Cuarto del Código Civil de Cataluña.

Entrará en vigor a los veinte días de su publicación en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya, el próximo 19 de julio.

Lo que se intenta con esta Ley es dar una respuesta a las diferentes situaciones que se van creando por el incremento de este uso y establecer de qué manera se va a administrar la presencia de las personas en los entornos digitales en dos supuestos concretos:

  • En caso de fallecimiento.
  • En caso de tener la capacidad judicialmente modificada o ser menor de edad.

Las principales novedades son las siguientes:

I. En caso de tener la capacidad judicialmente modificada o ser menor de edad:

  • Se podrá establecer la gestión de las voluntades digitales para que el apoderado, en caso de pérdida de capacidad del poderdante, pueda actuar ante los prestadores de servicios digitales con quienes se tenga cuentas activas, así como cancelarlas.
  • Deber del tutor o progenitores de velar para que la presencia del menor sea apropiada a su edad y personalidad, dándoles la capacidad de poder promover las medidas necesarias ante los prestadores de servicios así como solicitar la asistencia de los poderes públicos para que esta tutela sea efectiva.
  • El tutor, el administrador judicial o los progenitores podrán pedir la cancelación de cuentas así como la suspensión provisional.

II. En caso de muerte:

  • La persona tendrá la posibilidad de determinar de qué manera va a actuar el heredero o albacea universal para gestionar las cuentas activas con los prestadores de servicios, lo que se conoce como ‘voluntades digitales en caso de muerte’ y que podrán ordenarse mediante testamento, codicilo, memorias testamentarias o documento inscrito en el Registro electrónico de voluntades digitales (nuevo Registro creado a raíz de esta Ley).
  • Las acciones concretas que podrán incluirse pueden ser tales como comunicar la defunción a los prestadores de servicios, solicitar la cancelación de las cuentas, que se ejecuten las cláusulas de los contratos en caso de que hayan y, si procede, que se entreguen copias de los archivos digitales almacenados en los servidores de los prestadores.

Aún no hay comentarios.

Dejar un comentario

Borrar los campos del formulario