01/02/2019

NO CONVALIDACIÓN DEL REAL DECRETO-LEY 21/2018 DE MEDIDAS URGENTES EN MATERIA DE VIVIENDA Y ALQUILER

NO CONVALIDACIÓN DEL REAL DECRETO-LEY 21/2018 DE MEDIDAS URGENTES EN MATERIA DE VIVIENDA Y ALQUILER

El pasado 19 de diciembre entró en vigor el Real Decreto-Ley 21/2018, de 14 de diciembre, de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler.

Este decreto tenía un plazo de 30 días para convalidarse en el Congreso de los Diputados y, finalmente, no ha sido así. Por ello, en la actualidad la Ley de Arrendamientos urbanos del año 2013 vuelve a ser la ley vigente.

Aquellos contratos que fueron firmados durante la vigencia del Real Decreto-Ley 21/2018, es decir, entre el 19 de diciembre de 2018 y el 22 de enero de 2019, mantendrán las condiciones pactadas vigentes hasta la finalización del contrato.

Centrándonos en las reformas introducidas a la Ley 29/1994 de 24 de noviembre de arrendamientos urbanos por el Real Decreto-Ley 21/2018, y que como hemos dicho se aplicarán solamente a los contratos celebrados durante la vigencia de este, destacan:

I.- ÁMBITO DE APLICACIÓN: En casos de arrendamientos de viviendas con superficie superior a 300 m² en los que la renta inicial en cómputo anual exceda de 5,5 veces el SMI en cómputo anual y el arrendamiento corresponda a la totalidad de la vivienda, el título segundo de la Ley de Arrendamientos Urbanos, solamente será aplicable en defecto de la voluntad de las partes.

II.- DURACIÓN MÍNIMA DEL ARRENDAMIENTO: Se amplía el plazo mínimo de duración del arrendamiento a 5 años o, 7 años en casos de que el arrendador sea persona jurídica.

III.- PRÓRROGA TÁCITA: Llegada la fecha de vencimiento del contrato o de cualquiera de sus prorrogas sin que arrendador o arrendatario se notifiquen la voluntad de no renovar el contrato, este se prorroga por 3 años.

IV.- RENTA: Para casos de renta reducida el incremento de ésta como consecuencia de la actualización anual de la renta no puede exceder del IPC.

V.- OBRAS DE MEJORA: Se introduce la posibilidad de que desde el inicio del contrato de arrendamiento, previo acuerdo de arrendador y arrendatario se puedan realizar obras de mejora en la vivienda arrendada e incrementarse la renta del contrato. En todo caso, se refiere a obras que exceden del deber de conservación.

VI.- GASTOS: Se introduce que los gastos de gestión inmobiliaria y formalización del contrato serán a cargo del arrendador cuando sea persona jurídica, salvo que sean servicios contratados por iniciativa del arrendatario.

Destacar que, las reformas introducidas por el mencionado Real Decreto-Ley a la Ley 29/1994 de 24 de noviembre de arrendamientos urbanos, se dirigen solamente a arrendamientos de vivienda y que, el título III de la Ley de Arrendamientos Urbanos que va referido exclusivamente a arrendamientos para uso distinto a la vivienda no se modificó.

Esperando que sea de su interés, quedamos a su disposición para cualquier ampliación o comentario.

Reciban un cordial saludo.

Aún no hay comentarios.

Dejar un comentario

Borrar los campos del formulario