28/04/2016

Límite del ejercicio de sus facultades de investigación en el ámbito de competencia

Límite del ejercicio de sus facultades de investigación en el ámbito de competencia

En los últimos años la Comisión Europea se ha dedicado a requerir información a las empresas de forma abusiva en base al considerando 23 y artículo 18 del Reglamento n. º 1/2003 del Consejo de 16 de diciembre de 2002.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea pone término a la praxis de la Comisión Europea con la sentencia de 10 de marzo de 2016, en la cual destaca la importancia de la motivación del requerimiento y en consecuencia limita el ejercicio de sus facultades de investigación en el ámbito de sus competencias.

El fundamento de esta motivación es poner en conocimiento el carácter justificado del requerimiento de información y que las empresas interesadas estén en condiciones de comprender el alcance de su deber de colaboración, preservando así  su derecho de defensa.

La relevancia de esta sentencia acaece por el establecimiento de los siguientes requisitos en el requerimiento de información:

  • Debe adaptarse a la naturaleza del acto de que se trate.
  • Mostrar de manera clara e inequívoca el razonamiento de la institución de la que emane el acto de forma que los interesados puedan conocer las razones de la medida adoptada y el órgano jurisdiccional competente ejercer su control.
  • Únicamente pueden requerir la información que les permita comprobar las presunciones de infracciones que justifican la realización de la investigación, mostrando con suficiente precisión que realmente deber ser necesaria.
  • No se exige que especifique todos los elementos de hecho y de Derecho pertinentes, sin embargo si resulta necesario apreciar no solo su tenor literal, sino también su contexto, así como del conjunto de normas jurídicas que regulan la materia de que se trate.
  • No estando obligada a comunicar toda la información de la que ya dispone acerca de supuestas infracciones ni a efectuar una calificación jurídica rigurosa de tales infracciones, siempre que indique con claridad las sospechas que pretende comprobar.

En relación con el caso concreto de la sentencia, el Tribunal determina que la Comisión no cumple con las siguientes obligaciones:

  • Poner de manifiesto de manera clara e inequívoca las sospechas de infracción que justifiquen la adopción de esa decisión.
  • Indicar con un grado de precisión suficiente los productos objeto de la investigación
  • Identificar las sospechas de infracción que justifican la adopción de esa decisión.
  • Posibilitar a la empresa interesada que verifique si la información requerida es necesaria para la investigación y aún menos que el juez de la Unión ejerza su control.

Por lo que según el Tribunal, la motivación estaba redactada en términos muy generales, concretamente establece que contiene una motivación excesivamente sucinta, vaga y genérica teniendo en cuenta toda la información ya aportada por las empresas sujetas a investigación.

Aún no hay comentarios.

Dejar un comentario

Borrar los campos del formulario