03/09/2015

La Ley 15/2015 de 2 de julio de la jurisdicción voluntaria

La Ley 15/2015 de 2 de julio de la jurisdicción voluntaria

Con la Ley 15/2015 se establece un marco regulatorio tanto a nivel general como específico para los expedientes de jurisdicción voluntaria y se otorgan competencias a Notarios y Registradores. En estos casos se establece una remisión a la legislación Notarial o Registral específica que es objeto de modificación en las disposiciones finales de la Ley.

En lo que respecta a las normas procedimentales generales aplicables a todos los expedientes de jurisdicción voluntaria y que más adelante mencionaremos, debemos destacar que, salvo que la Ley expresamente lo prevea, la formulación de oposición por alguno de los interesados no hará contencioso el expediente, ni impedirá que continúe su tramitación hasta que sea resuelto. También es preciso destacar que el impulso del procedimiento corresponderá al Secretario Judicial a quién también compete la decisión sobre el fondo de algunos asuntos.

La ley desjudicializa competencias que tradicionalmente se habían atribuido a la Autoridad Judicial. En general, es posible afirmar que el Juez retiene aquellas competencias relativas al interés público, estado civil, persona y familia, así como en aquellos expedientes que afectan a los derechos de los menores y personas con la capacidad modificada judicialmente.

Los procedimientos desjudicializados se basan en la alternatividad competencial, en determinados procedimientos la Ley otorga la facultad de elegir entre acudir al Secretario Judicial o al Notario; o al Secretario Judicial o al Registrador.

En el ámbito sucesorio quedan reservados al ámbito jurisdiccional la rendición de cuentas del albaceazgo, las autorizaciones de actos de disposición al albacea y la autorización o aprobación de la aceptación o repudiación de la herencia en los casos determinados por ley. El Secretario Judicial con competencia compartida con los Notarios se hará cargo de los supuestos de renuncia o prórroga del albacea o contador-partidor, la designación de éste y la aprobación de la partición de la herencia realizada por el contador-partidor dativo. De los demás expedientes se hacen cargo los Notarios con competencia exclusiva, como por ejemplo de la declaración de herederos abintestato de los parientes del causante, descendientes, ascendientes, cónyuge y parientes colaterales.

En materia mercantil a los Registradores se les atribuye competencia sobre determinados asuntos que hasta la fecha correspondían al Juez de lo mercantil y ahora compartirán con los Secretarios Judiciales. Así, atenderán las solicitudesde convocatoria de Junta General formuladas por los socios cuando estas no hubieren sido convocadas dentro del correspondiente plazo legal o estatutariamente establecido, también en caso de paralización de los órganos sociales. Cabe añadir que registradores y secretarios asumen competencias por lo que respecta al nombramiento de liquidadores, auditores o interventores.

Por otra parte, el Notario tendrá competencia para adoptar las medidas previstas en la legislación mercantil en los casos de robo, hurto, extravío o destrucción de títulos (es decir, comunicará la sustracción mediante requerimiento al emisor de los títulos y adoptará medidas como la suspensión de la obligación de pago documentada en el título). También será competente para nombrar peritos en los contratos de seguro cuando no exista acuerdo entre las partes en la designación de los mismos.

Aún no hay comentarios.

Dejar un comentario

Borrar los campos del formulario